El comienzo de la imbecilidad

El comienzo de la imbecilidad.

E. L. James. «50 sombras de Grey«.

El punto de partida a miles de «réplicas«, donde la protagonista es una cándida virgen, el protagonista es un homoeróticus, poderoso, bello, traumado, (imprescindible), traumado igualito que los libretos de Cris Morena en «Chiquititas«, en este caso el pobre Mister Grey es hijo de una meretriz drogadicta que por supuesto se murió, y por supuesto quedó huerfanito y por supuesto es adoptado.

La imberbe Anastasia, virgen a los 23 cuestión difícil de creer en los tiempos que vivimos, salvo que hubiera decidido ser monja.

Casi boba, conoce a Mister Grey porque se cae de c… al entrar a su despaco. DIVINO. (Para el suicidio, claro, tanta imbecilidad).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s