Cualquier nabo hace un libro espantoso

quemame

 

Queridas y queridos o queridos y queridas, no, no se espanten.

La precedente entrada de este maravilloso espacio que es «50 Gordas de Grey» tiene un exiguo cometido: cualquier estúpida puede hacer un libro … no, no es novela romántica, no, tampoco es novela erótica, por más que la infame editora de Esencia guste de ponerle tan honorable nombre, no.

Podría ser, querida editora, aunque vos ya lo sabés y currás con eso, pillina, un género llamado «novela imbécil«, o «novelas para imbéciles«,qué se yo, vos sabés mejor que yo, estás en el tufillo inmundo de hacer guita fácil, ahora no necesitás talento, como antes, tenés mil estúpidas adulándote, diciéndote qué generosa que sos, que das oportunidades a todas, las tenés que te hacen publicidad gratuita, y lo sabés, qué creés, divina, por suerte, todavía en este mundo quedamos seres que no somos imbéciles.

Muy bien.

Decís que las tapas ahora son negras, con una manzanita, una corbatita, bueno, acá tenés una tapa negra.

Que tiene algo horrendo, algo que es sinónimo de vicio, pero adorada, es una buena estrategia, un pucho es un vicio, y las las tontas que leen tus libros van a pirar con esta tapa, (yo también querida leo tus libros espantosos, si, claro que la diferencia es que los leo para desenmascararte, los leo y me embolo, hay capítulos que me los tengo que pasar de largo, vos sabés, divina, las escenas pornográficas, ya leí varios de tu editorial, y te digo que casi estoy frígida por tu culpa, leo las palabras prohibidas, y como dicen en tu tierra: «Ya no me ponen«. Pero, tranquila, estás con OB. Yo ya me aburrí, pero no las idiotas que consumen tus berretadas).

Mirá, soy tan generosa que te doy esta brillante idea y no te voy a cobrar, querida.

Un pucho en la tapa, no me digas divina, que no genera morbo.

Imaginate, ideal para una novela de amo-sumisa donde el amo guste de hacer breves quemaduras en … uy, esas zonas innombrables para mi, pero vos querida seguro ya sabrás cómo llamarlas, según el país para el cual edites, ya sé y estoy con el pañuelo en la mano.

Tu pluralismo me conmueve. Así que ahora podemos decir» co$o«, «va»$na«, sos tan cul. (Cul es cul, la «o» está en tu mentezuela perversa, sabiendo el hambre y sed que tienen todas tus lectoras, y vos, ays, seguro que llevás comisión por las ventas de los sex-shops).

Pero no nos desviemos de esta magna tarea, que es realizar un novelón berreta que va a cumplir con los requisitos que vos querés.

Una amiga de una amiga de una amiga me contó que los nombres tienen que ser ¡fuertes! así que se me ocurrió «Quemame«.

¿Es divino, verdad? Además es pasible de ser interpretado de varios modos: literal o metafórico.

Bueno, ya tenemos el nombre, y la tapa. Ya te gustó la idea, querida. ¡Y ni te imaginás los personajes perversos que voy a crear!

Es más, vas a tener que agradecerme porque quizá mas de una gordita cachondera ya haya visto la portada y esté imaginando que ahora mismo está amarrada como un matambre, y  la están quemando.

Ahora me voy al analista. Mañana Sigo. No seas ansiosa. Esperá. De mientras tenés de sobra para seguir currando.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s