¿Me llamo de verdad o me llamo de mentira?

quemame1

Visto y considerando que este libro va a ser escrito por una imbécil quizá lo mejor es que nadie sepa cómo me llamo, esto seguramente va a tener nefastas consecuencias para mi psiquis.

Cuando “QUEMAME” sea ¡todo un best seller! No podré salir a la calle, un millón de paparazzi harán cola en la puerta de mi humilde morada, estaré en “Cosmopolitan”, “Vanidades”, y quizá en…¡”Caras”! y debo confesarles mis queridas lectoras  que tengo miedo.

Desde que “QUEMAME” comenzó a ver la luz, comencé a tener pesadillas:

¡Anna Donner Rybak, ahí va la imbécil que escribió un libro para imbéciles!”.
¡Ahí va la imbécil que escribió un libro para imbéciles!
¡Anna Donner Rybak, ahí va la imbécil que escribió un libro para imbéciles!”.
¡Ahí va la imbécil que escribió un libro para imbéciles!

¡No! ¡No! ¡No! ¡NNNNNNNNNooooooooo!

Una amiga de una amiga de una amiga ayer viéndome sumida en el horror que me vienen provocando las pesadillas me dijo:

U.A.D.U.A.D.U.A.: -¿Cómo se te ocurre usar tu nombre de verdad?
Yo: -¿Y qué otro nombre voy a usar?
U.A.D.U.A.D.U.A.: – Pero, estás aut, beibi. Usar tu nombre de verdad, no es cul, lo más diváin y fashion es usar un seudónimo.

seudónimo
adj. Se dice de la persona y especialmente del autor que oculta con un nombre falso el suyo verdadero. (Palabras de la ¡Real Academia Española!)

Yo: – Pero ¿me estás diciendo que use un nombre falso?
U.A.D.U.A.D.U.A.:- Nou, beibi, ¡te estoy diciendo que uses un nombre cul!

La cuestión, divinas mías, es que después de haberme tomado dos días para estudiar este fenómeno, para convencerme de que no es pecado usar un nombre…¡falso! Aquí me tienen.

Me da lástima, les confieso no usar mi nombre. Porque mi nombre no es “María Pérez”. Mi nombre es diváin, es Ana pero con dos enes. ¡Es re cul! Todavía si mi nombre fuera tipo que tipo “Yolanda” “Mabel” “Mirella” “Ana con una ene”, pero qué desperdicio no poder usar Ana con dos enes que es re cul.

Re obvio que tiene que ser un nombre de Joligud, re obvio que Josefa Gómez no me puedo llamar. Tipo que tipo que tiene que ser un nombre como “Ashley” o “Kelly” o “Brooke” o … en fin cualquier nombre que sea “nninglish”. Aunque… podría ser “Victoria”. ¿Victoria Beckham no se llama Victoria acaso? ¿Qué creen? ¿Qué no puede ser un nombre de habla hispana? A ver… bueno, Victoria no me voy a llamar, porque ya existe Victoria Beckham. Mariana… bueno Mariana tampoco me voy a llamar poque existe…¡ Mariana Nannis! Uy, qué complicado este asunto de elegir el nombre falso, mentiroso.

Tá. Un nombre “nninglish”.

–Eso es recul beibi- me dijo la amiga de la amiga de una amiga.

Tá. A ver.

Melanie”. Podría ser Melanie que al final se enganchó al diváin de Banderas. Queda como medio rarito el “Melanie X Antonio”, él debería de llamarse “Anthony”. No, Melanie no.

Mejor busco en la realeza. “Grace”. Grace Kelly. No, “Grace” está muy trillado.

¿Cómo m. me voy a llamar de mentira? Me estoy quemando las neuronas.

Ji ji jo jo ju ju. ¡Ya lo tengo!

Ahora me acuerdo de la mascota de la amiga de la amiga de una amiga.

Tá. El nombre ya lo tengo. ¡Iguana!

¡Iguana! No me digan que no es re cul, re fashion mis amores. Iguana.

Ahora el apellido. Obvio que no puede ser ni “Pérez” ni “Rodríguez”. “Iguana” es la magnificencia. ¿Cómo podría esconderlo tras un berreta “Pérez”?

Ay, ay, ay. No está bueno desviarme de lo que voy a escribir. Algo ¡obsceno! ¡lascivo! Iguana debe tener un apellido acorde a eso. Tá. Ya está. ¡Long! No, no sean malpensadas. ¡Ché! Ni empecé a escribirla y ya quieren … sí, esa parte innombrable y la quieren bien long. ¡No sean ansiosas!

¡Qué laburo haber elegido mi nombre de mentira! Me quema el cerebro. No puedo más.

Necesito una sesión doble con mi analista.

Me llamo Iguana Long, soy una imbécil y escribo para imbéciles. Tá.

Les dejo deberes, adoradas: Repetir diez, cien, mil, un millón de veces: “No es Anna, es Iguana”. Si hasta en rima les quedó divinas. A ver, pónganle … no… no se me desvíen del camino del señor, eso ya vendrá después… alguien seguramente se apiadará de ustedes y se las va a pon… digo alguien se va apiadar de vuestra alma y se va a … enamorar… alguien que sea muy muy muy atractivo y tenga mucho mucho dinero… Pónganle ritmo, ¿a ver? No es Anna, es Iguana CLAP CLAP CLAP No es Anna, es Iguana CLAP CLAP CLAP No es Anna, es Iguana CLAP CLAP CLAP.
Tá. Anna se fue. Anna se murió. Nació Iguana. ¿Entendieron, divinas? Por ahora canten esto, pueden hacer abdominales para bajar los rollos que cuando vuelva de mi terapia les explico el silogismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s