¿Estás greysessed?

greysed4

¡Obvio, sonsa!

greysed2

¿Sos propiedad de alguien que no existe? ¿Te golpeaste la cabeza, verdad?

greysed1

¿Sexy? Adorada, te aseguro que lo último que le despertás a un homínido es la líbido, en todo caso se la fulminás bestialmente.

Sed bienvenidas una vez más a este magno recinto de sabiduría, «50 gordas de Grey«.

#greysessed. #greysessed. #greysessed.

Mi campo visual está plagado cual sopa de letras con esta palabreja, ella se sale desde adentro de mi monitor y me señala como diciéndome «¡Pecadora, tú no eres una greysessed

Ante tan devastador panorama, porque te aseguro, adorada mía, que yo me rehusaba a creer que esa palabra era de verdad, pero como tú eres una fiel seguidora de «50 gordas de Grey«,  te debía, adorada mía, una respuesta.

Convencida de que se trataba de  una pesadilla, comencé una ardua investigación y quedé petrificada: esa palabra es ¡DE VERDAD!. ¡HORROR!

Bien sabés, amorosa, que el porcentaje de inteligencia en este mundo es 10, (espero que pertenezcas a la lista).

Antes de seguir, divina, te doy el pésame y me lo doy a mi misma.

¿Es posible que haya tantas sonsas que no tienen ni una neurona despierta?

¿Querés saber cuál es el significado de ese vocablo tan horrendo?

Extraído de la Biblioteca de Alejandría y de todos los mansucritos del Mar Muerto ¡he aquí  la respuesta!

#greysessed Esta palabreja se utiliza para denominar a todas las chicas que están obsesionadas con el personaje de Christian Grey y con todo lo que le rodea.

Al principio me dije: – No es posible.

Al instante siguiente del principio me volví a decir: -No es posible.

Y luego de decirme un billón de veces -No es posible constaté el horrendo y desolador existente: – Sí es posible.

¿Y vos, sos una #greysessed?

Si lo sos, ya no sé que decirte adorada mía, evidentemente no tenés ni una neurona viva. Pertenecés al colectivo «Masas-informes-enamoradas-de-Mr-Grey » porque seguramente no tenés quién te arrime la ropa al cuerpo, adorada. ¿Estás gorda, verdad?

Si estás gorda y te la pasás comiendo chocolates, y no caminás ni dos pasitos, jamás vas a tener a tu «Mr. Grey» en la realidad. Bueno, ni a Mr. Grey ni a Ultratón ni al Hombre de las Cavernas.

¿Qué puedo hacer contigo, adorada?

Evidentemente nada de nada de  nada.

Vos te golpeás todos los días 50 veces la cabeza contra la pared y con la biblia en la mano jurás «¡Yo soy una #greysessed!«!

¿Qué puedo hacer yo, una simple mortal ante este nefasto porvenir?

Sólo recomendarte una cura con electroshock.

Aunque adorada mía, no tengo demasiadas esperanzas.

Les deseo un magnífico día a todas las integrantes de «50 Gordas de Grey» y nos vemos mañana, en este lugar y a esta hora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s