¿Christian Grey? ¡No, HORROR! ¡Christian Dior!

corbata

No es posible. ¡No es posible! Bueno, si lo es, porque si de algo está lleno este mundo, es de estúpidas. ¡Lloran mis tímpanos! No conformes con haber dedicado horas, días, meses, años, a hablar primero de las sombras más oscuras, luego de las sombras liberadas, más adelante de la película, la cual causó una combustión de imbecilidad sin precedentes, como por desgracia las tontas jamás morirán, siguen con el temita. Es ahora el turno del exiguo libro llamado, no Christian, tampoco sombras ni doradas ni plateadas ni rosadas… sino Grey… simplemente Grey.

Como todo lo concerniente al tema, se trata de otra porquería más, así que opino pertinente habilitar la quema de todos los libros de Sombras y de Grey en el mundo entero para aposteriori pedirle al Estado Islámico que queme viva a E.L. James y ya que estamos también a todas las minusválidas mentales que llenan las redes de idioteces y sólo saben hablar de Grey. Si fueran al menos un poco más ingeniosas, dedicarían todo ese tiempo a hablar de Christian Dior, que por supuesto desde la comisión de Notables Críticos de este espacio aconsejamos más ilustrativo. No sólo de sombras vive el hombre, también de corbatas, perfumes, carteras, cinturones.

Una ilustre fuente que prefiere no revelar su nombre porque teme por su vida en mano de las Greysessed nos ha revelado finalmente el sec(x)creto de Mister Grey.

El «asunto» no es con esposas, ni con la imberbe de Anastasia… es asunto es con…

¡Dicen que Christian Grey es el peor amante de la historia! Oh, HORROR! No te mates, adoratriz de Mister Grey, creenos que en este mundo hay algo más allá de este tipo traumado.

Pero, si no confiás en nuestras palabras, de nuestra ilustre fuente te transcribimos algunas máximas como para que tu calor pase a hielo en este preciso siguiente segundo.

Sin ánimo de decepcionar a las ávidas lectoras, el pozo que deja Grey es totalmente gris, valga la redundancia, y profundamente cansino, Christian Grey está más cerca de ser un imbécil que un amante perfecto: ¡Trata a su «amigo» como a un ser independiente!

Pág. 83. Christian se levanta junto a Anastasia por primera vez. («Nunca había dormido con una mujer. Me he follado a muchas, pero despertarme junto a una joven atractiva es una experiencia nueva y estimulante. Mi polla está de acuerdo”) Ajá.

Pág 113. Ana repite –otra vez, parece que la chica nunca se cansa de hacerlo– ese gesto tan suyo de morderse el labio. («Los dientes le dejan una pequeñas marcas en el labio inferior, húmedo por el vino. Ahí está, una vez más me desarma, me sorprende cada dos por tres. Mi polla está de acuerdo). Interesante, Christian. Su polla vuelve a mostrar conformidad con su cerebro más adelante, en la página 141 (“La señorita Steele es una criatura carnal. Será un juguete al que podré entrenar. Mi polla se estremece; está de acuerdo”). ¿Qué opinaría Freud de todo esto?

El éxtasis llega en la página 410, cuando oye respirar Ana antes de introducirle unas bolas chinas. («Su brusca inspiración es música para mi polla«).

La polla es la esposa del pollo y se llama gallina. Divinas, ¿verdad que ahora si suena sublime?

Re-pe-ti-mos.

Pág. 83. Christian se levanta junto a Anastasia por primera vez. («Nunca había dormido con una mujer. Me he follado a muchas, pero despertarme junto a una joven atractiva es una experiencia nueva y estimulante. Mi gallina está de acuerdo”) Ajá.

Pág 113. Ana repite –otra vez, parece que la chica nunca se cansa de hacerlo– ese gesto tan suyo de morderse el labio. («Los dientes le dejan una pequeñas marcas en el labio inferior, húmedo por el vino. Ahí está, una vez más me desarma, me sorprende cada dos por tres. Mi gallina está de acuerdo). Interesante, Christian. Su gallina vuelve a mostrar conformidad con su cerebro más adelante, en la página 141 (“La señorita Steele es una criatura carnal. Será un juguete al que podré entrenar. Mi gallina se estremece; está de acuerdo”). ¿Qué opinaría Freud de todo esto?

El éxtasis llega en la página 410, cuando oye respirar Ana antes de introducirle unas bolas chinas. («Su brusca inspiración es música para mi gallina»).

MI GALLINA ESTÁ DE ACUERDO.

¡Ahora sí! Si  no hemos podido con vuestra imbecilidad, esta sublime máxima pasará a ser parte de vuestras vidas.

Ojo Ojo que también al  «amiguito» de Mr Grey  pueden llamarlo «Batman».

¡BATMAN ESTÁ DE ACUERDO!

Ojo que no le avisamos aún que debe preservar la vida de todas las tontas del planeta. ¡A es-con-der-se!

A esconderse todas las millones de estúpidas saciadas, si se les aparece un tipo que habla con su gallina, digo con Batman…a salir corriendo ya. Nunca serán importantes, divinas, nuca las querrán, divinas, porque él está enamorado de su gallina. O de Batman…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s