Pídeme lo que quieras

Imagen

Bueno, bueno, mis queridas. Nada nuevo bajo el sol. Bue… en realidad algunas cositas; sí.

Combo protagonista, IDEM modelo «Grey«, el hominidus-homoeróticus-millonarius-divan, en este caso un alemán, llamado Eric Zimmermann, re-obvio super poderoso, re-ovbio que (ufa, que aburrimiento, siempre la misma cosa)…¡todas gustan de él!. Y él.. se queda con la boba.

Bueno, al menos no es tan boba como Anastasia, que con 23 años era vírgen, y si suponemos que a E.L. James no se le va a ocurrir continuar la trilogía y Grey y Anastasia se divorcian y entonces ella comienza con otra relación, es de suponer que sí y solo sí sabrá en esta puta vida cómo es Mr. Grey en la cama y ningún otro.

Pero, volviendo a Judith Flores, tal es el nombre de esta heroína (no, adoradas, no esa sustancia tóxica, esto si; si se les hace muy frecuente el hábito de estas exiguas obras puede resultar tóxico a vuestras neuronas y vaciarlas para siempre, pero una pizquita, hasta ahí, no es droga), les decía que Judith Flores no es virgen. Tá, menos mal.

Unas pequeñas palabras con respecto al nombre. Judith Flores suena como Johnatan Gómez, Brian Pérez, suena como el como el…Si es Judith es Flower pero si es Flores que sea Julia. Digo, ¿no? Judith Flores es medio como berreta.

Bien, sentadas estas magnas aseveraciones acerca de la infortunada elección del nombre de la protagonista, podríamos hacer la «reseñita» diciendo que esto es como un disco rayado de «50 sombras«, pero … no tan igualito.

La «genialidad» de esta obra de sabiduría es que Zimmermann gusta de tener sexo con más de una persona a la vez.

Así que si nunca fuiste (yo tampoco querida, creeme) a esos lugares donde hay swinger, si querés chusmetear cómo es un trío (siempre los tríos son dos nenas y un nene, le preguntaría a la autora porqué esa postura machista en los tríos, por qué no dos nenes y una nena… porque es re-fashion que si se trata de dos nenas y un nene, sea re-cul que las nenas jueguen, pero cuando es al vesre, los dos nenes, ¡nunca juegan! Eso es absolutamente injusto,¿por qué dos nenas pueden jugar y dos nenes no?), bueno, si querés hurgar por esos sitios de «outsiders«; si querés saber toda esta estupidez de la lencería erótica, no embromen que si no están gordas ni feas y si el eventual compañero de sábanas no es un viejo eyaculador precoz o no viejo pero eyaculador precoz o impotente, no embromen que no necesitan estar fajadas, ligadas, encorsetadas, ahora, si estás gooorda, y fea… y querés calentar… eso es otra cosa.

Y bueno, como en «50 sombras«, no busques más nada porque no vas a encontrar más nada. Este tal Zimmermann también tiene algún traumita que realmente como hace tiempo que la leí ya me olvidé,pero sí,  sé que algo tenía.

Así que, en resumen, la terapia de  vaciado de neuronas con esta joya de la literatura te va a funcionar regio.

Pero si no te funciona, ya sabés, querida, siempre está el psicólogo. O el psiquiatra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s